• comlallum

Cómo y cuánto puedo ahorrar con la instalación de placas fotovoltaicas


En este artículo nos vamos a centrar en instalaciones de autoconsumo fotovoltaico en hogares sin apoyo de baterías y con compensación de excedentes por ser las más comunes y rentables actualmente. Este es el escenario más habitual pero también existen los casos en los que la energía sobrante es almacenada en baterías para su posterior uso, aunque presentan un coste considerablemente mayor.


A continuación, explicamos en qué consisten todos estos puntos.


A través de la instalación de placas solares en un hogar se puede cubrir parte del consumo eléctrico, obteniendo la energía de la fuente solar con el apoyo de la red eléctrica para poder cubrir las necesidades totales y ahorrar en la factura de la luz. De esta forma, si su vivienda consume 5 kWh de energía y la instalación fotovoltaica produce 3 kWh, de la red sólo se tomarán los 2 kWh restantes. En el momento en que la energía generada por las placas fotovoltaicas supere la necesidad del hogar, el excedente se verterá a la red eléctrica donde la compensación económica después de los cambios normativos (RD 244/2019) es aproximadamente de 0,05 €/kWh, lo cual aun siendo una cuantía reducida es un ahorro más en nuestra factura de la luz.


En la siguiente imagen, a modo de ejemplo, se muestra la monitorización de una instalación realizada por Comlallum. A través del gráfico superior se representa el consumo total diario desglosado en autoabastecimiento y consumo de la red. La parte inferior, en cambio, muestra el desglose de la generación fotovoltaica entre la parte consumida directamente y el excedente producido que se ha vertido a la red.



En una instalación de autoconsumo fotovoltaico, los importes por energía consumida y los gravámenes asociados a este, es decir, impuesto eléctrico e impuesto sobre el valor añadido (IVA) pueden reducirse considerablemente. Si no tienes claros estos conceptos, os recomendamos echarle un vistazo en este enlace a una breve explicación de los aspectos clave de una factura de la luz para revisar si lo que estás pagando se ajusta realmente a tus necesidades. El resto de los apartados de la factura eléctrica como es el importe por potencia contratada o el importe de energía consumida de la red no varían. En cuanto a la gestión de la energía excedentaria de una instalación, la compensación sólo puede igualarse al importe de energía consumida total de un mes, es decir, no existe la posibilidad de alcanzar un saldo negativo o trasladar la diferencia de energía producida para compensar el consumo del siguiente mes.


Por todo lo descrito anteriormente, el ahorro máximo alcanzable tras la instalación de placas solares se sitúa entorno al 40–60 % dependiendo de cada caso, amortizando la inversión en un periodo de entre 5 y 7 años. Los factores que pueden influenciar en la recuperación de la inversión son los siguientes:


Aprovechamiento de la producción: La energía generada por las placas fotovoltaicas es mayor durante las horas de 10:00h a 17:00h. Si el consumo de la vivienda se adapta a este periodo la optimización será mucho mayor, es decir, se pueden programar electrodomésticos y dispositivos como lavadoras, lavavajillas o termos para ajustar su consumo a esta franja horaria.

Mantenimiento de la instalación: Los paneles fotovoltaicos apenas requieren mantenimiento, aunque sí es recomendable limpiar periódicamente los paneles, ya que la producción puede llegar a disminuir hasta el 10 %.

Calidad de los equipos: cuanto mayor sea la calidad y fiabilidad del equipo, su vida útil aumentará (20 años aproximadamente). Si utilizamos equipos de menor calidad nos arriesgamos a que disminuyan su rendimiento anticipadamente, por lo que recuperar el dinero invertido necesitará de más tiempo y se alargará el periodo de amortización.

Tarifa eléctrica contratada: La diferencia económica de una tarifa contratada a otra puede suponer un ahorro anual importante. Por ello, es conveniente realizar comparaciones de precios anualmente para actualizarlos a las tarifas de mercado y, si es posible, comprobar que nuestra comercializadora nos garantice el origen renovable del suministro. Dentro de este apartado, también es aconsejable estudiar la posibilidad de contratar una tarifa con discriminación horaria (DH), ya que el consumo durante el día estaría cubierto por la instalación fotovoltaica.



Daniel Aguirre